¿Cómo preparar adecuadamente su visita domiciliaria?

Visitar un alojamiento le permite recopilar mucha información sobre el alojamiento en el que planea vivir. Este es un paso clave en su búsqueda de alojamiento, para el que puede prepararse.

Antes de la visita

No dudes en acercarte a tu lugar de visita un poco antes de la hora acordada para conocer el barrio y sus alrededores. A continuación, puede comprobar la presencia (o ausencia) de los servicios que considere imprescindibles como:

  • Tiendas locales
  • Líneas de transporte público, accesos por carretera, ciclovías
  • Centros de actividad
  • ...

También recuerde preparar su archivo de solicitud de vivienda completo. Esto le permitirá preguntar rápidamente su solicitud si la propiedad le interesa y posiblemente discutirla con su interlocutor.

Durante tu visita

Aquí hay una lista (no exhaustiva) de puntos que debe verificar durante su visita:

  • El estado general del alojamiento y el buen funcionamiento de las instalaciones.
  • Entradas de agua: abra completamente los grifos, descargue el inodoro (si se cortó el agua, ponga una reserva por escrito en el contrato de arrendamiento hasta que se vuelva a abrir el medidor), los baños
  • Instalación eléctrica y calefacción (incluso en verano). ¿Están a la altura?
  • Cuenta salidas, mira radiadores
  • Asegúrese de que haya una toma de teléfono y una toma de antena de TV
  • Conexiones a internet
  • Humedad: toque las paredes; si estan mojados mejor se rinden
  • Compruebe el estado de las pinturas y papeles pintados, las aberturas (puertas, ventanas, persianas) y el suelo.
  • Exposición de piezas
  • Abre los armarios
  • Si su alquiler está amueblado, verifique el estado de los electrodomésticos.

Las primeras impresiones no tienen por qué estar exentas de un examen riguroso del alojamiento, un examen minucioso del apartamento puede evitar sorpresas desagradables. Lo ideal es visitarlo en compañía de un familiar o amigo que vea el apartamento desde una perspectiva diferente a la tuya y con quien puedas interactuar.

Durante su visita, trate de imaginarse a sí mismo en la vida diaria en el alojamiento, y si podrá vivir allí de acuerdo a sus expectativas. Puede tomar fotografías. Esto le permitirá, con la cabeza descansada, pensar detenidamente sobre la conveniencia de alquilar el apartamento. También podrás compartir tus impresiones con tu familia, compañeros y amigos que quizás no hayan podido acompañarte.

Preguntas para hacer durante su visita

La visita es un buen momento para aclarar los detalles del alquiler. En particular, podrá abordar puntos como:

  • El edificio: ¿Es seguro el acceso al edificio (código digital o intercomunicador)? ¿Hay un cuidador? ¿Cómo son los buzones de correo? ¿Dónde se almacenan los contenedores? ¿Hay sala de bicicletas o estacionamiento y cómo llegar?
  • Cargos: ¿Qué cargos están incluidos en su alquiler? ¿La calefacción es colectiva o individual?
  • Alquiler: ¿Cuándo está disponible el alojamiento? ¿Cuál es la duración del contrato? Si el alojamiento se alquila amueblado, en principio es renovable por un año. Si se alquila vacío, el contrato de arrendamiento se concluye por tres años renovables.

Habla de tu caso

La visita también es una oportunidad para que el arrendador aprenda más sobre usted. Si ya tiene preparado un archivo con los documentos completos, le será más fácil solicitar la propiedad. El arrendador también puede consultarlo y hacer preguntas si es necesario.